lunes, 13 de junio de 2011

Somoto Madriz una gran guia turistica

Tranquila región montañosa con un gran cañon y laboriosos habitantes productores de café, artes, artesanías y tradicionales bocadillos.
Población: aprox. 133,000 habitantes
Ubicación: región norte de Nicaragua
Atracciones: Cañón de Somoto, miradores, montañas, fincas cafetaleras, producción artesanal, bosques de pino, rosquillas
El pequeño departamento de Madriz toma parte del norte montañoso de Nicaragua, y junto con los departamentos de Nueva Segovia y Estelí conforma la región conocida como Las Segovias. Madriz se caracteriza por su clima fresco, por sus pequeñas poblaciones -de chicas y bonitas casas de adobe y tejas-, sus cafetales y por sus montañas cubiertas por bosques de pinares y robles.
La zona aún no ha experimentado un auge turístico nacional o extranjero importante, sin embargo, tiene múltiples atractivos muy interesantes entre los que se encuentran extraordinarias formaciones geológicas, zonas de petroglifos, antiguos y conservados centros urbanos y artesanías de alta calidad y diversos materiales.
Antiguamente, la zona fue habitada por diversas tribus indígenas (sobre todo Chorotegas), que posteriormente se fusionaron con las pequeñas comunidades coloniales españolas que se asentaron en la región. Madriz fue también parte del escenario de la guerra patriótica de Augusto C. Sandino y su ejército anti-intervencionista.

Somoto: escenarios geológicos, arqueología y deliciosas rosquillas


La capital departamental de Madriz es la pequeña ciudad de Somoto. Ésta posee un activo casco urbano coronado por su antiguo Templo Parroquial, el cual guarda gran parte de su estructura colonial construida en 1661 y conserva objetos de mucho más antigüedad. La ciudad cuenta con hoteles confortables, restaurantes, bares y una discoteca de gran popularidad en la zona. Somoto puede ser punto de partida para explorar el departamento, sin embargo, cuenta con varios atractivos dentro y fuera de su perímetro municipal.
De estos atractivos internos somoteños destaca el pequeño Museo de Piedra Pintada, ubicado en el parque central, el cual exhibe interesantes piezas arqueológicas bien conservadas que fueron encontradas en la ciudad y sus zonas aledañas. Asimismo, es un atractivo visitar los talleres de rosquillas, para observar el proceso artesanal de creación de estos gustosos bocadillos, muy conocidos por toda Nicaragua.
Fuera del casco urbano de Somoto hay dos interesantes destinos. El primero es el monumental Cañón de Somoto, una enorme formación geológica de gran atractivo escénico de más de un kilómetro de largo, con altos paredones laterales de hasta 200 metros de altura, que flanquean el nacimiento y curso del río Coco. El segundo destino obedece al turismo religioso: es el Santuario de Cacaulí, en donde en 1990 un pequeño niño presenció y difundió una aparición de la Virgen María, por lo que hoy en día miles de visitantes llegan al lugar cada mes a expresar su fe o pedir milagros.
Somoto también celebra dos fiestas grandes. Las fiestas patronales de inicios de Mayo, el Carnaval de finales de Noviembre, al que asiste gente de otras partes del país e incluso de Honduras.
Somoto se encuentra a 216 kilómetros de Managua y a muy pocos kilómetros del puesto fronterizo de El Espino, límite con Honduras. Hasta esta ciudad se llega a través de la Carretera Panamericana, que se encuentra en excelentes condiciones. Desde Managua, en vehículo propio, se llega tomando la carretera norte (Panamericana); al llegar a la ciudad de Sébaco se toma la pista a la izquierda (que es siempre la Panamericana). Con el transporte público se llega tomando los buses interlocales a Somoto, en la terminal del Mercado Mayoreo. Para más información, ver nuestra sección de transporte.

Yalagüina y Totogalpa: artesanías y más rosquillas


Las pequeñas poblaciones de Yalagüina y Totogalpa son de las de más fácil acceso del departamento. Estos poblados, a como sus vecinos, se caracterizan por la tranquilidad de su rutina diaria y por sus bonitos centros de casas de adobe y tejas y bonitos jardines, pero ambos destacan por dos actividades artesanales respectivas.
Yalagüina, ubicado a orillas de la carretera Panamericana, es también otro centro importante de elaboración artesanal de rosquillas. Aunque menos conocidas que las somoteñas, las rosquillas de Yalagüina poseen también un excelente sabor y calidad, y existen varias decenas de talleres en la localidad.
En Totogalpa, la artesanía ornamental comienza a dar fama al nombre del pueblo gracias a la actividad de dos creativos artesanos. Las más conocidas a nivel nacional son las artesanías de tusa (la cáscara del maíz) de doña Sonia Vásquez, que consisten en pequeños muñecos de variados diseños y colores. La otra artesanía local son los jícaros pintados por la familia Gómez.
A Yalagüina se llega siguiendo la carretera Panamericana desde Estelí. En el empalme de Yalagüina se gira a la derecha con dirección a Ocotal y se llega a Totogalpa. Desde Managua, siempre en la terminal de El Mayoreo, no hay buses directos hacia estos dos poblados, pero se puede tomar un bus hacia Ocotal para llegar a Totogalpa o Yalagüina (para este último también son útiles los buses a Somoto).

San Lucas, La Sabana y San José de Cusmapa: vistas y artesanías


Hacia el sur de Somoto, y muy cerca el uno del otro, se encuentran los pequeños y enmontañados pueblos de San Lucas, Las Sabanas y San José de Cusmapa, de ambiente apacible y de carácter rural.
Siguiendo el orden que dicta la carretera, el primero de estos pueblos, y el más grande de ellos, es San Lucas. Aunque el casco urbano no tiene nada extraordinario que ofrecer a los visitantes, en los alrededores se encuentra un interesante atractivo: es la producción de artesanías de barro de una gran diversidad creativa de diseños que desarrolla la familia Muñoz, en la pequeñísima comunidad de Loma Panda.
Aunque la carretera no es de fácil acceso, los visitantes podrían sentirse muy recompensados al visitar el taller de Artesanías de Loma Panda, en el que pueden apreciar el proceso de elaboración o adquirir estas lindísimas piezas.
Siguiendo hacia el sur se llega al pequeñísimo pueblo de La Sabana, cuyo atractivo principal es que toma parte de la reserva natural Tepesomoto-La Pataste, la cual comparte con otros municipios del departamento de Madriz y Estelí.
La carretera, que siempre continúa subiendo por las montañas, termina más al sur en el alto, pequeño, tranquilo e interesante pueblo de San José de Cusmapa. Allí, es posible apreciar la elaboración y comprar piezas de las artesanías de pino de Cusmapa, elaboradas por un grupo de mujeres de la localidad. Allí, también, es posible echar un ojo a la geografía del occidente de Nicaragua desde los extraordinarios miradores de Cusmapa, que son sitios al natural que ofrecen una vista panorámica asombrosa.
Para llegar a estos pueblos se toma la carretera al sur de Somoto (no hay señalización así que es mejor preguntar). La carretera está adoquinada hacia San Lucas, y luego, hacia La Sabana y San José de Cusmapa, es de tierra y su condición requiere de un vehículo todo terreno para transitar. En la terminal de buses de Somoto se pueden tomar buses interlocales hacia estas poblaciones.

Palacagüina, Telpaneca y San Juan de Río Coco


El Este del departamento de Madriz se reparte entre los municipios de Palacagüina, Telpaneca y San Juan de Río Coco, que son también el nombre de las tres principales poblaciones de la zona y respectivas cabeceras municipales. Los tres poblados no tienen mucho que ofrecer a los visitantes, aunque la vida campesina, la actividad rural y las bellas montañas boscosas pueden despertar la actividad turística en el futuro.
Palacagüina es la ciudad más poblada del departamento después de Somoto. Su centro de espaciosas casas de adobe tiene un bonito parque frente a la parroquia. Ésta localidad se encuentra a poco más de tres kilómetros de la carretera Panaméricana, desde la que se tiene que tomar un desvío hacia el Este cerca de Ducualí y seguir otra carretera adoquinada.
Siguiendo siempre la carretera adoquinada hacia el Este se llega a Telpaneca, quizá el tercer pueblo más grande del departamento, y uno de los más antiguos asentamientos de la región. El pueblo es atravesado por el río Coco.
Subiendo las montañas siempre hacia el Este, ya siguiendo una carretera de tierra, se llega al pequeño y más reciente pueblo de San Juan de Río Coco. Aunque el sitio no tiene ningún atractivo, en su salida Oeste se encuentra, a orillas de la carretera, una singular caída de agua de más de cien metros de alto, llamada la Gruta de la Virgen de Lourdes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada